25 de enero de 2011


 

A pocas horas de cumplir diecisiete y toda una vida por delante.
¿Crecer es sinónimo de madurez? ¿De convertirse en alguien responsable, fuerte y seguro? Porque para mi, sigo siendo una niñata irresponsable y débil. Glorificamos la madurez, el ser adulto, solo para encontrarnos con que años más tarde seguiremos teniendo las mismas dudas, los mismos deseos, las mismas manías. No confío en el que en 'el mañana' sepa arreglar todos mis problemas o superar mis miedos porque haya crecido. Madurar no es sinónimo de crecer, sino de cambio: cambiar el modo de pensar, cambiar las prioridades en la vida, cambiar la escala de valores, cambiar el punto de vista. Nos pasamos la vida inmóviles, estáticos, esperando a que suceda algo, y lo único que sucede es la vida. Cuando comprendemos que todo cambio, toda superacion, toda nueva desviación depende de nosotros, nos damos cuenta de que hasta que punto somos dueños de nuestro destino.


2 :

Chabe dijo...

tienes un premio en mi blog :D
un besito

amelie dijo...

Sonaré como una estúpida, pero yo me creo madura
y tu tienes toda la razón con lo que has puesto, completamente :)
(adelantadamente) felices diecisiete :)

un beso!